Corruptos

Para el que creció escuchando “roba, pero hace obras”: descubre cuánto aportas a la corrupción

Nuestros cuatro últimos presidentes están siendo investigados por actos corruptos. Una nueva declaración de Odebrecht representa otra figura política manchada, a un nuevo “líder” atrapado con las manos en la masa. Lord Acton tenía razón: el poder corrompe. Lo grave es que, en muchos de los casos, éramos conscientes de que la corruptela era el talón de Aquiles de los aludidos, pero lo dejamos pasar. Esto inevitablemente lleva a preguntarme, ¿qué es peor? ¿La corrupción o lo tolerantes que somos hacia ella?

CORRU-700x514

Quizá toleramos la corrupción porque somos parte de ella.

Miranda tenía 6 años cuando una de sus compañeras del salón llegó con un nuevo estuche de colores. Era tan grande que incluso no conocía algunos de ellos. Había un rosado en particular que la deslumbró, así que se lo pidió prestado y lo utilizó todo el día. Una hora antes de que termine la escuela, Miranda se dio cuenta de que tenía que devolverlo pronto, así que fue al baño del colegio y lo escondió en uno de los cubículos. Hizo pasar uno de sus útiles como el que le habían prestado y se lo dio a su compañera. En la hora de salida fue al escondite, recogió el verdadero y se lo llevó a su casa.

Joaquín estaba en la mitad de su examen de biología cuando se dio cuenta de lo que pasaba. Dos chicos que estaban sentados delante de él se estaban pasando las respuestas en un borrador ante las narices de la despistada profesora. Se quedó mirándolos fijamente unos minutos porque no sabía si debía acusarlos o quedarse callado. En esos momentos uno voltea y se da cuenta de su mirada, así que le hace un gesto pidiéndole silencio. Joaquín cierra los ojos y ve su hoja vacía, no podía permitirse jalar otra vez, así que estiró su mano y le pidió el apunte. El circuito ahora tenía un integrante más.

corrupcion-ha-alcanzado-niveles-asombrosos

Esta era la segunda vez que Mario llevaba Matemática 1 en la universidad. Nunca había sido bueno con los números, pero estaba dando lo mejor de sí para aprender. Después de meses de sufrimiento se dio cuenta que necesitaba un 10 en el final para aprobar el curso. Estudió muchísimo, pero los nervios le ganaron y no le fue como esperaba: obtuvo un 9. En medio de la desesperación hizo lo primero que se le cruzó por la mente y fue a buscar al profesor. Le ofreció 2000 soles por subirle ese punto que le faltaba en el examen. Y fue así como Mario nunca más tuvo que cursar Matemática 1.

Lorena acaba de obtener su licencia y ha decidido pasearse por todo Lima aprovechando que es domingo y que no hay mucho tráfico en las calles. Pone música a todo volumen y empieza a conducir con destino a Larcomar. Pasando Angamos con Arequipa, recibe una llamada de su enamorado y le empieza a contar sobre sus planes. Todo iba bien hasta que una sirena empieza a sonar detrás de ella y la detiene un policía. Él le explica que se había pasado una luz roja y que, además, estaba hablando por el celular mientras manejaba. Sin embargo, le ofrece una salida: puede darle una comisión y se olvida del asunto. Lorena piensa en los 100 soles que hay en su billetera y que no quiere tener una multa, así que se los da y sigue su camino hasta Larcomar.

corrupcion-520x245
Mira quién habla

La corrupción es un mal que se ha ligado a las estructuras de nuestra sociedad. Los peruanos contribuimos a su propagación diariamente, incluso “sin darnos cuenta”. Para comprobarlo te presento al Corruptrómetro, un juego creado por Gustavo Rodríguez y Aniversario Perú, el cual “mide” tu nivel de corrupción: http://corruptometro.pe/

¿Sorprendido por el resultado? Yo lo estuve. Afortunadamente los políticos, jueces, policías y empresarios corruptos están siendo desenmascarados, pero nada se va a solucionar si nosotros mismos no nos tomamos un tiempo para preguntarnos algo muy importante:

CORRUPCIÓN

Alesandra Reto

Enterizos, naranjas y teatro.

Comenta este artículo