Make companies great again?

Si se pudiera mencionar un par de países en donde algunas promesas del presidente hechas en su campaña electoral se estén cumpliendo, uno de ellos sería EE.UU. (esperemos que pronto Perú). La semana pasada, el congreso norteamericano aprobó la reforma tributaria fomentada por Donald Trump, la cual significó una de las mayores rebajas de impuestos en la historia de EE.UU. La tasa de impuestos corporativa se reducirá de 35% a 21% permanentemente, mientras que los impuestos individuales también recibirán una disminución, aunque temporal. Ante ello, ¿cuáles serán las implicancias económicas de la reforma?

Foto 1

Los que hemos llevado cursos de economía, sabemos que reducir los impuestos es una medida para dinamizar la economía (hasta cierto punto). Genera mayor consumo privado y alienta a las empresas a invertir, lo que mejora las condiciones en el mercado laboral (más empleo y/o salarios). Veamos el contexto actual de EE.UU. El país todavía se encuentra en un periodo de recuperación tras la crisis del 2008; la economía crece a tasas moderadas, por lo que suena bien decir que el recorte de impuestos impulsará con mayor rapidez la recuperación. Ello fue uno de los principales argumentos de los republicanos para buscar la aprobación de la reforma, la cual tuvo una votación equilibrada (¿alguna diferencia con Perú?).  Sin embargo, los impuestos, al ser una fuente de ingresos para el gobierno, permiten financiar el gasto público. En Estados Unidos, el déficit público presenta una tendencia creciente en parte por el mayor gasto para financiar los programas sociales. Entonces, los menores ingresos fiscales producto de la reforma podrían significar un riesgo de un incremento continuo del déficit y con ello el gobierno podría limitar el gasto público (componente del PBI) para controlar el crecimiento del déficit. De lo anterior, la pregunta central recae en cómo hará el gobierno americano para manejar los efectos contrarios de la medida.

Foto 2
#FelizNavidadMcDonald’s

Lo que sí no es cuestionable es que los favorecidos con esta medida serán las grandes empresas de Estados Unidos y la población de mayores ingresos (No tax cut…no party); y como dice la frase “el mundo se mueve por expectativas”, las compañías al esperar que sus ingresos aumenten ya están anunciando inversiones (por ejemplo: las aerolíneas). Al ser un recorte que beneficia más al segmento de ingresos altos, las brechas de desigualdad social se podrían ampliar.

Si revisamos los datos de la desigualdad en EE.UU., un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) reveló que el 1% de la población con más ingresos vio que estos aumentaron en 275% entre 1979 y 2007[1]. Por esta mayor desigualdad generada, así como por incrementos del déficit, han sido cuestionadas las rebajas de impuestos anteriores, como las implementadas por Bush. Estos datos nos llevan a pensar en si finalmente esta medida tiene más costos que beneficios.

No se puede hablar de EE.UU. sin comentar los impactos internacionales que genera lo que suceda en dicho país. Si se dan los efectos positivos en el crecimiento, el Perú y otros países que tienen un comercio significativo con EE.UU. se podrían ver beneficiados. No obstante, algunos países (como los de Latinoamérica) podrían experimentar una salida de capitales hacia EE.UU., ya que las empresas se verían atraídas por los beneficios tributarios y afectaría finalmente la volatilidad del tipo de cambio.

Ahora que hemos visto los efectos positivos y negativos de la reforma tributaria, imaginemos qué pasaría en Perú si se aplicara una medida similar que reduzca significativamente el impuesto a la renta ¿traería descontento?. Es probable que los argumentos en contra se basen en si esta medida tiene un mayor impacto en las empresas o en los hogares de mayores ingresos, lo que en consecuencia podría ampliar las desigualdades sociales las cuales ya son muy marcadas en nuestro país.

Foto 3
Y la fórmula secreta para la riqueza es…reducción de impuestos

[1] Para leer el informe de CBO: https://www.cbo.gov/sites/default/files/112th-congress-2011-2012/reports/10-25-householdincome0.pdf

Comenta este artículo