El tamaño no importa (en la poesía)

Dicen que lo bueno viene en frasco pequeño, que el tamaño no importa y que a veces las cosas son chiquitas pero poderosas. Hoy en día, podemos ver que a algunos les gusta vivir al límite de los 140 caracteres de Twitter, cuna del microblogging. Y es que ahora en este mundo tan agitado, nadie tiene tiempo para nada. La micropoesía es la respuesta a esas personas que buscan en el arte de la poesía un instante para apreciar versos breves que encapsulan mucho más que algunas rimas.

No se puede hablar de micropoesía sin mencionar a Ajo, nacida como María José Martín de la Hoz, pionera española que cuenta con cuatro volúmenes de su más conocido libro Micropoemas y su más reciente La Perrina y Yo, entre otras publicaciones. Es ella misma, quien en una brevísima muestra de su talento, nos dice qué es la micropoesía:

La poesía es un arma
cargada de futuro.
La micropoesía es un arma
cargada de pasado imperfecto.
(Muy imperfecto).

Micropoemas 2.

Ajo, además de ser micropoetisa, compone, canta, conduce el programa radial Speed and Bacon, entre muchas otras actividades culturales y artísticas. Ha colaborado con distintos artistas para realizar microshows tales como Julieta Venegas, Nacho Mastretta, entre otros músicos y DJs independientes.

Veámosla en todo su esplendor:

En suma tenemos a una artista sincera, experimental, creativa y que no se guarda nada. Ajo es y será sinónimo de la micropoesía, pues con sus versos instantáneos ha sabido conmover a sus lectores (incluyéndome).

Siguiendo por las calles y en un ámbito más urbano, tenemos a otro representante de la micropoesía, que no solo es una persona, es más bien un movimiento: Acción Poética. Fundado en 1996 por el mexicano Armando Alanis Pulido y a punta de pintura blanca y negra, este movimiento se ha planteado el objetivo de poetizar las calles con versos directos que invitan a reflexionar. Este colectivo, calificado como fenómeno mural-literario, está en constante expansión por el mundo. Enseguida podemos apreciar algunos de las paredes firmadas por Acción Poética:

This slideshow requires JavaScript.

Esta corriente ha llegado a nuestra capital y sus obras pueden ser apreciadas mientras que Castañeda no las borre en distintos distritos de Lima. Teniendo como lienzo la ciudad, han sabido cautivar con brevedad y pureza a los ciudadanos de a pie.

Si bien el siguiente autor es más un micropoeta a tiempo parcial, es de nuestras tierras: trujillano de nacimiento. Arturo Corcuera ha publicado más de una quincena de títulos, de los cuales tuve el placer de leer el Breviario de Santa Inés (Antalogía mínima) que cuenta también con algunos de sus mejores poemas de sus libros Noé delirante y A Bordo del arca, entre otros. Entre sus poemas breves se encuentran los siguientes.

Brevísima fábula de la persiana*

Cebra
que se quedó atrapada
en la ventana.

Autocrítica del cuervo*

Hasta mi propia sombra
me huye
cuando cae la noche.

Fiebre amarilla*

Amarillo,
amarillo, amarillo
amarillo, amarillo, amarillo,
¿de qué color nacerán los canarios,
la retama, el limón y el membrillo
si el otoño sigue despilfarrando
todo el amarillo,
amarillo, amarillo,
amarillo?

*Poemas extraídos del Breviario de Santa Inés

El autor ha sido premiado y reconocido nacional e internacionalmente por sus poemas armoniosos y extraordinarios. Corcuera ha demostrado que la poesía puede perdurar por décadas y que en solo unas cuantas líneas se puede transmitir alegrías, penas y toda una gama de emociones.

La magia que se consigue con la brevedad de un poema es lo que estos personajes nos enseñan mediante sus obras. A veces utilizamos más palabras de las que necesitamos y no logramos comunicar lo que queremos. Ahora sabemos que a veces menos es más y que no hay que juzgar un poema por la cantidad de versos que tiene.


“Contra el miedo: micropoesía” – Ajo micropoetisa