¿Qué pasó ayer (en Zimbabwe)?

Están pasando cosas… y no solo por Perú en el mundial. Un golpe de Estado en Zimbabwe y el presidente Robert Mugabe acaba de renunciar a su cargo. ¿Qué está pasando allá que se parece mucho a lo que hemos vivido en nuestro país?

Quienes han llevado algún curso de inflación, recordarán seguramente la hiperinflación en ese país. Esta llegó a magnitudes que, en realidad, hacen parecer ridículos los casos de Perú en los 80 de Alan García, o Venezuela ahora mismo. Los niveles eran tales que no solamente se decidió crear el billete de 100 trillones de dólares, sino que llegó el punto en el que era tan difícil leer los números que fue necesario expresar la inflación en notación científica (llegó a 2.96×10^10% en un solo mes).

100% real not fake
100% real not fake

Esto ocurrió en nada más y nada menos que el gobierno militar de Robert Mugabe. En este gobierno se cometió múltiples violaciones de derechos humanos, tales como la violencia política durante la campaña por la incautación de tierras.  Sin embargo, las medidas populistas controlaron las propuestas de grupos de oposición hasta un momento que ha ameritado múltiples estudios académicos: el período de hiperinflación, que aumentó el costo de vida de los ciudadanos y los posicionó en contra de la dictadura de Mugabe.

¿Pero cómo llegó Zimbabwe a esta situación? Tal vez recuerdes haber escuchado de un tal país llamado Rodesia. Esta era una ex colonia británica que no logró reconocimiento internacional, pero marcó la historia de Zimbabwe. Rodesia era una nación controlada por una muy pequeña minoría blanca que tenía políticas raciales muy similares a las de Sudáfrica del Apartheid, aunque hay que reconocer que ellos sí consideraban a las personasnegras como ciudadanos.

La opresión racial, en este caso, sí llegó a una guerra civil dividida con líneas raciales y alianzas con niveles de complejidad que se acercan a las que se hacen en Siria… o Game of Thrones. En los 80, llegó como un rayito de esperanza la República de Zimbabwe, que adoptó como moneda el dólar de Zimbabwe. Este tenía tipos de cambio que variaban mucho si estabas con cambistas oficiales o en el mercado negro, lo cual es como cuando instituyes el dólar MUC o las tasas de cambio especiales de Venezuela -ya sabemos por dónde va esto-. Las políticas del presidente militar Robert Mugabe durante los 90 generaron una crisis por la que fue culpada el FMI y los Estados Unidos, lo cual puede traer memorias a varios.

¿Te estabas preguntando cuál era el nivel de complejidad del que hablamos? Revisa esto.
¿Te estabas preguntando cuál era el nivel de complejidad del que hablamos? Revisa esto.

Al final, el Banco Central abandonó la impresión de dólares y ahora la economía está dolarizada para prevenir un movimiento similar, pero Mugabe se ha mantenido como Presidente. Esto puede hacer que Zimbabwe parezca un país condenado a la inestabilidad bajo gobiernos militares, golpes de Estado y mala administración pública. Pero hay que recordar un hecho acá y es que Zimbabwe tiene 37 años, menos que la edad mediana en algunos países. Si recuerdas tus clases de historia en el cole, Perú no estaba mucho mejor entre todos los gobiernos militares que se lanzaban golpes de Estado el uno al otro. En realidad, Zimbabwe lleva menos golpes de Estado que Perú en la misma cantidad de años. Y al respecto de la mala administración pública, el primer presupuesto nacional en el Perú se elaboró para el 1846-1847, 25 años después de la declaración de la independencia.

Es momento de poner la historia en perspectiva y pensar en si la inestabilidad en África será una constante por el resto de la existencia de la humanidad. África es un continente lleno de naciones con poca historia como países independientes y, por lo tanto, bajos niveles de preparación dado que se rompieron las estructuras y modelos de gobierno autóctonos. Todo esto es cierto, pero hay que pensar en si va a ser así por siempre, y la historia latinoamericana es evidencia de que los gobiernos militares pueden irse reduciendo lentamente para mejorar los estándares de vida de todos los ciudadanos.

Comenta este artículo