UTK: “Queremos que elijan las ciencias”

Hace unos días, visitamos las oficinas de United Tecnologies for Kids (UTK) una ONG que opera en Perú y Colombia iniciada por Giuliana Huerta-Mercado, estudiante de la Universidad de Michigan. Al llegar nos rodeaban equipos sofisticados de ingeniería y el espíritu emprendedor de un start-up que quiere marcar la diferencia. Luego de unos minutos de explorar por las mesas de herramientas, nos sentamos a conversar sobre UTK.

Cuéntame un poco más sobre el proyecto, ¿cuál es su propósito?

UTK es una ONG que promueve el desarrollo de ciencia y tecnología en colegios de países en vía de desarrollo. Actualmente, en los 8 colegios donde estamos presentes, lo que hacemos es implementar laboratorios STEM, por las siglas en inglés de Ciencia Tecnología Ingeniería y Matemáticas, para inspirar a que los chicos tengan un mayor gusto por estos temas.  Además, los talleres permiten darles una idea clara sobre cómo podría ser una carrera en ciencia e ingeniería.

¿Cuál consideras que es la importancia de promover los cursos de ciencia en los colegios?

Siento que es algo que la falta muchísimo a nuestro país. Considero que las carreras STEM ayudan a pensar de manera crítica y a entender cómo resolver problemas de la vida real. Lamentablemente, los cursos a veces son muy teóricos lo cual hace que los chicos pueden terminar desinteresados.

Actualmente, solo el 22% de alumnos de 5to secundaria piensan que la ciencia es atractiva.

Giuliana Huerta-Mercado, fundadora de UTK
Giuliana Huerta-Mercado, fundadora de UTK

Acerca del programa en sí, ¿cómo está estructurado?

En la primera fase, vienen estudiantes americanos de la Universidad de Berkeley y la Universidad de Michigan a enseñar e implementar tecnologías. Ellos les enseñan a los alumnos cómo usarlas y cómo hacer proyectos hands-on. Intentamos que las clases no sean súper teóricas, son más como una introducción a la tecnología para luego empezar a proyectos. El laboratorio básico, consiste en dos impresoras 3D y algunos otros equipos con los que damos clases de impresiones 3D con diseño industrial, electrónica y programación.

La segunda fase del programa comienza una vez que los alumnos de EE.UU. se van. Entonces, el monitoreo de los colegios pasa a los estudiantes de la UTEC con los que tenemos una alianza. Ellos cuentan con una organización estudiantil recién formada, Engineers without borders, que busca ser una red de ingenieros a nivel internacional. Junto a ellos y otros universitarios de la UNI, San Marcos y la PUCP buscamos hacer talleres de uno o dos días en lugares de bajos.

Ahora, vamos a agregar al programa 3 colegios de Ventanilla y esperamos tener unos 20 colegios para el próximo año.

Mencionaste algunos equipos sofisticados usados para los laboratorios que podrían tener un precio elevado, ¿cómo manejaron el financiamiento de dichos equipos?

En realidad, no son tan costosos. Con una inversión entre 600 y 1,000 dólares puedes financiar una impresora 3D que de hecho es más económico que hacer, por ejemplo, un laboratorio de química. Los colegios privados pagan por lo equipos y para los colegios de bajos recursos nosotros podemos llevarlos.

En cuanto al resto del programa, con el ingreso que recibimos por el servicio que pagan los colegios privados podemos cubrir algunos gastos y financiar las iniciativas en colegios públicos. También contamos con sponsors y personas externas que aportan recursos al proyecto.

Equipo UTK
Equipo UTK

Cambiando de tema, dado que personalmente tienes un interés en mejorar la educación en el país, si tuvieras la oportunidad tener un cargo como el de Ministra de Educación, ¿qué cambios harías?

Haría modificaciones en el currículo para que la educación tenga una orientación más práctica que se basaría en el desing thinking, en el desarrollo de problemas. Además, buscaría promover que los alumnos hagan proyectos por sí solos en cualquier tipo de materia. Por ejemplo, en el colegio de Medellín me parecía super interesante que tuvieran un proyecto de investigación en los últimos años de media en el que te daban un tema y tenías que abordarlo desde la perspectiva de todas las materias. Ese proyecto hacía que integraras todos los conocimientos que tuvieras hasta el momento y siento que falta desarrollar ese tipo de promoción interdisciplinaria y práctica. En ese sentido, hay pocas ocasiones en las que los jóvenes puedan entender y conectar todas las ideas y los conocimientos de diferentes carreras. Lo que propondría entonces sería más investigación, más ciencia práctica y más trabajo interdisciplinario.

En tu caso que ya estás en la universidad estudiando Economía, ¿cómo crees que ha aportado tu carrera para realizar este proyecto?

Personalmente, estoy super interesada en economía del desarrollo, en enseñar metodologías para potenciar el desarrollo de lugares con bajos recursos. Entonces, a través de UTK veo una alta posibilidad de poder potenciar estas comunidades con la educación STEM, así es más o menos como lo relaciono. Creo que el Perú puede salir adelante si es que tenemos más personas estudiando esas carreras relacionadas a STEM.

¡Manos a la obra!
¡Manos a la obra!

Dentro de este proceso de crear este proyecto en Perú y Colombia, ¿qué lo más difícil a esta edad de empezar un proyecto propio?

Muchos porque eres joven a veces no te toman muy en serio, o piensan que tienes que tener un soporte de alguien mayor; pero, una vez que se dan cuenta que el proyecto tiene éxito, cambian de mentalidad y se dan cuenta que sí es posible hacerlo de joven. También, creo que hay un perjuicio de las personas de edad.

A veces piensan que tiene que seguir una línea recta que implica terminar el colegio, ir a la universidad, practicar, trabajar, hacer una maestría y recién después crear tu empresa. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Considero que en este momento es cuando tenemos más tiempo para hacer posible lo que queramos hacer.

¿Qué les dirías a jóvenes que no saben qué hacer al acabar su carrera o que incluso no saben qué hacer ahora mismo aparte de estudiar?

Yo los impulsaría a empezar su propio start-up. Hay miles de maneras en las que se puede hacer y no necesariamente implica crear un producto. Yo me enfoqué en el impacto social porque creo que es algo que le falta muchísimo a nuestro país. Existe una ola de inciativas sociales que se da en EE.UU. y también se está dando acá y pienso que es una buena manera de poder apoyar. Se trata de crecer con tu propia empresa, pero con un aporte al Perú.