El fin de Barbie y la obsolescencia de otros juguetes machistas

Es indudable que el panorama político de nuestro país desde fines de diciembre del año pasado se haya visto inundado de riñas y desacuerdos principalmente en relación al pedido de vacancia contra el Presidente Pedro Pablo Kuczynski y al insulto indulto a favor del patriarca Fujimori que realizó PPK, solo a días de sobrevivir a la vacancia.

Por esta razón, la promulgación de la Ley Nº 30709 “Ley que prohíbe la discriminación remunerativa entre varones y mujeres” pasó a segundo plano, inclusive hasta el día de hoy. Esta ley publicada en el Diario Oficial El Peruano el 27 de diciembre de 2017 como consecuencia del proyecto de ley liderado por la premier Mercedes Araoz (aprobado por el Kongreso Congreso de la República el 15 de noviembre del mismo año) busca principalmente cerrar las brechas salariales entre varones y mujeres, aunque también pone el punto sobre las íes en tanto a la prevención y sanción del hostigamiento sexual laboral, prohibición de despidos y no renovaciones de contrato a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Pero, ¿cómo la sociedad suma o resta a este tipo de iniciativas? Empecemos desde lo más básico. El Diccionario de la Real Academia Española contempla el término ‘hombre’ en primera significancia como: “Ser animado racional, varón o mujer”. Una vez teniendo claro que todos somos hombres, debemos darnos cuenta de la cotidianidad de la violencia contra las mujeres. Día a día en Perú las cifras de feminicidios, explotación sexual, acoso, agresiones contra el género femenino crece, y aunque no nos demos cuenta, inclusive la música puede ser un instrumento de agresión (Lee mi artículo “Por qué no escucho a Maluma”).

Sin embargo, también existen personas que buscan diferentes formas de acabar con los estereotipos aludidos a las mujeres. Rompiendo esquemas, Debbie Sterling lanzó en 2012 una campaña en KickStarter que dio a conocer al mundo su compañía de juguetes para niñas GoldieBlox. Bajo el lema “Juguetes para futuras ingenieras”, GoldieBlox busca brindar la filosofía de que las niñas merecen más opciones que muñecas, princesas y bebés de juguete. También nos demuestran mediante diferentes videos la importancia de lo que hacen.

Compuesto por un set de construcción y libros con historias, el crecimiento de la compañía ha sido exponencial y ha logrado el reconocimiento de importantes medios como The New Yorker, Fortune, Time, entre otras. ¿Podría este tipo de productos marcar la obsolescencia de juguetes como Barbie?

Así mismo, como parte de las campaña #WhatIReallyWant y en el marco del desarrollo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (Lee mi artículo “3%: una ficción no tan alejada de la realidad”) se presenta el objetivo #5 “Igualdad de Género” con la canción Wannabe del grupo inglés Spice Girls. En el video se muestran algunas metas planteadas por la Organización de Naciones Unidas como:

Fin de la violencia contra las niñas
Educación de calidad para todas las niñas
Fin del matrimonio infantil
Pago equitativo por trabajo equitativo

Estas son tan solo algunas iniciativas promovidas tanto por el gobierno, como por las empresas privadas y en general por la sociedad que buscan reducir las inequidades entre varones y mujeres. Pero, ¿qué tanto estamos promoviendo la equidad en nuestros propios entornos? ¿Estamos dispuestos a denunciar actos que atenten contra los derechos de las mujeres? Levantemos la voz en defensa de quien lo necesite, otorguemos nuestro apoyo a las mujeres y valorémoslas por el poder que tienen.


Sé lo que quieras ser – Barbie

Comenta este artículo